¿cuántas prorrogas de contrato temporal se pueden hacer?

¿cuántas prorrogas de contrato temporal se pueden hacer?

plazo de preaviso de los contratos de duración determinada

Un contrato de duración determinada es aquel en el que la fecha de finalización del contrato se conoce desde el principio, mientras que un contrato de duración determinada es aquel que finaliza al producirse un acontecimiento específico o al cesar una finalidad concreta.

«Trabajador de duración determinada» es una persona que tiene un contrato de trabajo suscrito directamente con un empresario en el que el final del contrato de trabajo en cuestión viene determinado por una condición objetiva, como la llegada a una fecha concreta, la realización de una tarea específica o la ocurrencia de un acontecimiento específico, pero no incluye…

Sin embargo, los trabajadores con contrato de duración determinada quedan excluidos de la protección de las Leyes de Despido Improcedente por el hecho de que el contrato haya llegado a su fin (ya sea por la expiración del plazo o por la llegada del acontecimiento de finalidad específica) siempre que se cumplan tres condiciones:

Un trabajador también puede reclamar con éxito un despido improcedente si ha estado empleado con más de un contrato de duración determinada y el intervalo entre los contratos es inferior a tres meses y el último contrato se concedió en un intento de evitar la responsabilidad en virtud de la legislación sobre despidos improcedentes.

no renovación del contrato de duración determinada

Si estás empleado, existe un contrato entre tú y tu empleador.  Puede que no tengas nada por escrito, pero sigue existiendo un contrato. Esto se debe a que tu acuerdo de trabajar para tu empleador y el acuerdo de tu empleador de pagarte por tu trabajo forman un contrato. Su empresario debe entregarle una declaración por escrito el día que empiece a trabajar. Esta declaración debe contener ciertos términos y condiciones.

Un contrato os da a ti y a tu empleador ciertos derechos y obligaciones. El ejemplo más común es que tienes derecho a cobrar por el trabajo que haces. Tu empleador tiene derecho a darte instrucciones razonables y a que trabajes en tu puesto. Estos derechos y obligaciones se denominan «condiciones contractuales».

Los derechos que tienes en virtud de tu contrato de trabajo se suman a los derechos que tienes por ley: por ejemplo, el derecho a cobrar el salario mínimo nacional y el derecho a vacaciones pagadas.

Sólo se puede implicar un término por «costumbre y práctica» cuando no hay un término expreso que trate el tema. Por ejemplo, si has trabajado 35 horas semanales durante 10 años, aunque tu contrato diga que sólo debes hacer 30 horas, no tienes derecho a trabajar 35 horas por costumbre y práctica.

¿pueden los contratos de duración determinada convertirse en indefinidos?

Cuando le ofrecen un nuevo trabajo, es importante saber qué tipo de empleo le ofrecen realmente -si es por tiempo indefinido o de duración determinada- porque se aplican diferentes normas cuando, por ejemplo, se trata de terminar el empleo.

Según las normas generales de la Ley de Protección del Empleo y los convenios colectivos, un contrato de trabajo se aplica hasta nuevo aviso. Por lo tanto, los empleos de duración determinada, como los empleos a prueba o temporales, están exentos de esta norma.

La Ley de Protección del Empleo y los convenios colectivos regulan las formas de empleo de duración determinada permitidas. Cuando existe un convenio colectivo, todos los empleos de duración determinada se aplican de acuerdo con éste.

Si está contratado por tiempo indefinido, no existe una fecha fija para la finalización de su empleo. Por el contrario, su empleo continuará hasta que usted mismo o su empleador quieran terminarlo. El empleo por tiempo indefinido suele denominarse empleo permanente.

¿se puede dejar un trabajo con contrato de duración determinada antes de tiempo?

El apartado 5 de la Ley de Protección del Empleo (LAS) regula la posibilidad de que los empresarios se aparten de la norma general de que el empleo es permanente mediante acuerdos sobre contratos de duración determinada. La Ley enumera tres formas de empleo de duración determinada: el empleo de duración determinada general, el de sustitución y el de temporada. Además, se establece que el empleo de duración determinada general o el empleo de sustitución no se convierten en empleo permanente cuando el trabajador alcanza la edad de 68 años, lo que significa que el empresario es libre de utilizar el empleo de duración determinada por tiempo ilimitado.

No se requiere ninguna condición especial para que el empresario haga uso de esta forma de limitación temporal. El empresario no puede utilizar esta modalidad durante más de 2 años en un periodo de 5 años. Si un trabajador es contratado con referencia a los criterios generales de empleo de duración determinada por el mismo empresario durante más de 2 años en un periodo de 5 años, el puesto se convierte automáticamente en permanente. En determinadas circunstancias, el periodo de cinco años puede ampliarse, por ejemplo, si ha sido empleado por el empresario con un contrato general de duración determinada, de sustitución o de temporada y estos periodos de empleo han sido consecutivos. Para que los periodos se consideren consecutivos, la interrupción del empleo no puede ser superior a seis meses.

admin

Andrea Ramos, periodista y redactora. Soy una apasionada de la comunicación en todas sus vertientes, especialmente escrita. Tengo experiencia en agencia y como redactora freelance para distintos medios de comunicación.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad