¿cómo activar la cintura escapular?

¿cómo activar la cintura escapular?

ejercicios para la cintura escapular

Patrones de dolor referidos (en rojo) de los MTrP de los músculos trapecio superior e inferior (Xs), según Simons et al. Ilustraciones por cortesía de LifeART/MEDICLIP, Manual Medicine 1, Version 1.0a, Lippincott, Williams & Wilkins, 1997.Imagen a tamaño completo

Patrones de dolor referidos (en rojo) de los MTrP de los músculos trapecio superior y medio (X), según Simons et al. Ilustraciones por cortesía de LifeART/MEDICLIP, Manual Medicine 1, Version 1.0a, Lippincott, Williams & Wilkins, 1997.Imagen a tamaño completo

Patrones de dolor referidos (en rojo) de los MTrP del músculo deltoides anterior (Xs), según Simons et al. Ilustraciones por cortesía de LifeART/MEDICLIP, Manual Medicine 1, Version 1.0a, Lippincott, Williams & Wilkins, 1997.Imagen a tamaño completo

Patrones de dolor referidos (en rojo) de los MTrP del músculo infraespinoso (Xs), según Simons et al. Ilustraciones por cortesía de LifeART/MEDICLIP, Manual Medicine 1, Version 1.0a, Lippincott, Williams & Wilkins, 1997.Imagen a tamaño completo

El número de sujetos con MTrPs activos (barra negra) o latentes (barra gris) por músculo. El eje X muestra los músculos que se examinaron para identificar los PGM, y el eje Y muestra el número de sujetos con PGM (n = 72).Imagen a tamaño completo

cómo fijar la escápula

Este capítulo se propone explorar la evaluación y el reentrenamiento de la UCM en el hombro. Antes de explicar los detalles de la evaluación y el reentrenamiento de la UCM en la región del hombro, se presenta una breve revisión de la función, los cambios en la función muscular y el movimiento y el control postural en la región.

La capacidad de controlar la orientación y el movimiento de la escápula es esencial para el funcionamiento óptimo del brazo. Las restricciones óseas, capsulares y ligamentosas son mínimas en la «articulación» escapulotorácica, por lo que la estabilidad depende del control muscular activo. Los fallos de movimiento y los cambios en la función muscular de la escápula están asociados a los síntomas del hombro (Lukasiewicz et al 1999; Ludewig & Cook 2000; Lin et al 2006; Roy et al 2008; Tate et al 2008).

La rigidez muscular es necesaria en la escápula-torácica y en la glenohumeral para mejorar la estabilidad. Se ha demostrado que niveles moderados de contracción muscular pueden aumentar significativamente la rigidez y la estabilidad de la articulación glenohumeral (Huxel et al 2008). Antes de la rotación de la articulación del hombro se observa una acción inespecífica de preajuste del manguito de los rotadores y del bíceps, y este reclutamiento tiene como objetivo principal aumentar la «rigidez» de la articulación y, por tanto, su estabilidad (David et al 2000). Una acción similar se observa en el trapecio superior (Wadsworth y Bullock-Saxton 1997), lo que sugiere que tiene una función de fijación previa en la escápula. Las pruebas sugieren que la función muscular alrededor de la cintura escapular puede verse afectada por el dolor y la patología. Se ha identificado una alteración del tiempo (latencia) de la actividad electromiográfica (EMG) en los músculos de la escápula (Wadsworth & Bullock-Saxton 1997; Cools et al 2003; Lin et al 2005; Falla et al 2007; Moraes et al 2008) y de la articulación glenohumeral (Hess et al 2005). Curiosamente, la función (o la disfunción) de los músculos se ha asociado a los fallos de movimiento; por ejemplo, la disminución de la actividad del serrato anterior se ha asociado a un aumento de la inclinación hacia delante de la escápula (Ludewig y Cook 2000; Lin et al 2005). Esta literatura apoya la necesidad de una evaluación específica de los fallos de movimiento para poder aplicar estrategias de rehabilitación individuales. Se necesitan más investigaciones para explorar la relación entre las anomalías de movimiento y los síntomas y la función muscular.

faja del hombro

Los síntomas de la cintura escapular pueden surgir de un traumatismo, pero con frecuencia es un problema insidioso, recurrente y continuo para muchas personas. Suele estar relacionado con sus patrones de movimiento y el control neuromuscular alrededor de las articulaciones escapulo-torácicas y glenohumerales.

La alteración de la activación muscular de los músculos escápulo-torácicos puede dar lugar a que la escápula adopte una posición de reposo con rotación hacia abajo y/o una pérdida de control dinámico de la escápula en los movimientos funcionales del brazo. Esto puede provocar un pinzamiento tisular bajo el arco subacromial o la coracoides que cause o provoque la patología del paciente. La articulación glenohumeral muestra con frecuencia un patrón disfuncional de traslación anterior excesiva, que a menudo se combina con otros déficits neuromusculares. Este déficit de control de la traslación puede contribuir a un pinzamiento y/o a una patología de la articulación glenohumeral. También es una interfaz neurodinámica común.

Este curso incluye una evaluación detallada de los déficits de control neuromuscular de las articulaciones escapulo-torácicas y glenohumerales. Se introducirán estrategias de reentrenamiento del control motor utilizando un proceso de razonamiento clínico exhaustivo y basado en la evidencia. Esto implica: la activación específica de los músculos de estabilidad apropiados para controlar la traslación segmentaria de la articulación glenohumeral y escapulotorácica; el reentrenamiento de músculos específicos para corregir los déficits de control del patrón de movimiento; el control dinámico de la escápula en movimientos funcionales; y la integración de estas estrategias de entrenamiento en una base más amplia de opciones de rehabilitación. Esto puede eliminar la provocación tisular y promover el proceso normal de curación. La evaluación y la corrección del movimiento de la escápula y la glenohumeral pueden mejorar significativamente los resultados postoperatorios.

retracción escapular

La cintura escapular es una articulación deslizante (con una ligera rotación) en la que la clavícula se articula con la escápula, que suele moverse como una unidad. Los movimientos de la cintura escapular incluyen la depresión y la elevación, la rotación hacia arriba y hacia abajo, así como la abducción y la aducción.

Los músculos del tórax anterior (parte delantera del cuerpo) estabilizan y deprimen la cintura escapular. La única excepción es el músculo serrato anterior. Por lo tanto, la mayoría de los movimientos escapulares son provocados por el músculo posterior y el serrato anterior. Para los movimientos de la escápula tienen que actuar varios músculos en combinación.

Los principales responsables de la elevación del hombro son el trapecio y el elevador de la escápula, que actúan conjuntamente para encoger los hombros. La depresión es en gran parte el resultado de la gravedad que tira de ellos hacia abajo. Sin embargo, al deprimir los hombros contra una resistencia, entran en juego el trapecio y el serrato anterior, junto con la ayuda del músculo dorsal ancho.

Los movimientos hacia delante (protracción o abducción) de la escápula se deben principalmente a la participación del serrato anterior. Esto ocurre en movimientos como los puñetazos o los empujones. La retracción o aducción de la escápula se debe a los músculos trapecio y romboides.

admin

Andrea Ramos, periodista y redactora. Soy una apasionada de la comunicación en todas sus vertientes, especialmente escrita. Tengo experiencia en agencia y como redactora freelance para distintos medios de comunicación.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad